comparte el articulo 

Fidelización de clientes web, la clave está en el idioma

0 Comentarios

Resumen: Mantener y fidelizar a los clientes, trasformar a esos consumidores en “clientes cautivos”. Una buena forma de fomentar la fidelidad de los clientes es traducir tu página web.

El primer reto de una empresa o de un profesional es conseguir tener una cartera de clientes de sus productos y servicios. Eso es de “1º de Marketing”, pero ¿sabes cuál es lo segundo?: mantener y fidelizar a esos clientes, trasformar a esos consumidores en “clientes cautivos”. Una buena forma de fomentar la fidelidad de los clientes es traducir tu página web.

¿Por qué traducir web?

Hoy en día es raro encontrar una empresa que no tenga una página web o, al menos, un blog o newsletter lleno de contenidos más o menos útiles que tienen como objetivo principal captar clientes nuevos y, con un poco de suerte, conseguir retener a esos clientes de toda la vida y evitar que compren a nuestra competencia porque son más baratos, más rápidos, más eficientes, etc.

Cuando una empresa pretende internacionalizar sus productos en el extranjero, debe recordar que los futuros clientes que quiere fidelizar hablan un idioma diferente, una lengua materna distinta a la de la página web original y que es preciso traducir. Además, esos nuevos clientes internacionales no sólo querrán acceder a una página que entiendan, sino que demandarán que todas las comunicaciones que establezcan con esa compañía se hagan en su propio idioma.

Estas reflexiones nos llevan a afirmar que para captar clientes nuevos y fidelizar clientes antiguos es necesario:

  1. Redactar los contenidos visibles de la página web al idioma o idiomas de nuestros clientes.
  2. Traducir los contenidos virales que compartamos en las inevitables redes sociales: mensajes, infografías, posts, imágenes con texto, vídeos, etc.
  3. Comunicarnos con los clientes en su propio idioma: boletines digitales, correos electrónicos, videoconferencias, etc.

Habla a tus clientes en su propio idioma… “verdadero”

Ya tenemos claro que traducir nuestra página web es imprescindible para atraer, enamorar y fidelizar a nuestros clientes internacionales. También hemos visto que traducir web es mucho más que trasladar de un idioma a otro un grupo de páginas o de secciones sino que debe incluir el apartado de las comunicaciones directas e indirectas con los clientes (redes sociales, correos electrónicos, etc.).

Ahora vamos a dar un paso más.

Las versiones idiomáticas

Todos y cada uno de los cientos de idiomas que se hablan en el mundo tienen versiones idiomáticas, dialectos, particularidades, vocabulario, giros y expresiones propias de los hablantes de un lugar geográfico determinado. Si hablamos del español, por ejemplo, todos sabemos que el castellano no es igual que el español que se habla en Argentina, Perú o Colombia. Con el inglés británico y el inglés americano ocurre lo mismo, etc. Entonces ¿cómo debemos hablar a nuestros clientes para fidelizarlos?: con la versión idiomática con la que estén más cómodos y se sientan más identificados.

¿Cómo se consigue esto? De varias formas, pero hay una mucho más importante que el resto: no utilizando los famosos y dichosos programas de traducción automática. Ese software de “traducción” puede servir para traducciones caseras o para entender más o menos un lenguaje redactado en otro idioma, pero no sirve para traducir una web, boletín digital o newsletter que pretenda fidelizar a un cliente. Te lo aseguro.

E-mail marketing: traducir tono y mensaje

Si estás familiarizado con el argot del marketing seguro que te suenan los términos “mensaje maestro” y “tono maestro”. El mensaje maestro sería la idea central que vamos a trasmitir en un mensaje escrito (un e-mail en este caso) y el tono maestro sería el estilo de comunicación que elegimos para nuestro mensaje concreto (tono asertivo, proactivo, de venta, etc.).

Un ejemplo: imagina que has preparado un curso de diseño básico de entornos web y quieres captar alumnos en diferentes países. Antes de preparar y difundir tus mensajes de venta, tendrás que determinar:

  1. Lo que vas a decir. La idea central del texto o mensaje maestro, es decir: la convocatoria de ese curso de diseño web, las fechas, la metodología, etc.
  2. Cómo lo vas a decir. Qué estilo de comunicación elegirás para atraer a esos clientes nuevos o para dirigirte a un grupo de clientes antiguos a los que quieres fidelizar. Un tono maestro que consiga sorprender, atraer y convencer al lector de que ese curso es indispensable para completar su formación.

Ya tienes el mensaje y el tono maestros. Ahora sólo te queda encargar una traducción web que respete especialmente el tono y consiga convencer y enamorar a tus clientes en cuatro o cinco líneas independientemente de su lengua materna.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Crees que el idioma es básico para fidelizar a tus clientes? Escribe un comentario, a los profesionales de nuestra agencia de traducción nos encantaría leerte.

Publicado el 24/02/2017, última actualización 03/05/2017.

Contenido exclusivo de LaWebera.es. Prohibida su copia.

Autor: Okodia- Grupo traductor

URL: Okodia- Grupo traductor

(Subir al texto)

Añadir Comentario

* Campos obligatorios

Meneame Bitacoras