Diseño Web Freelance

¿Cuánto cobrar por mi trabajo como diseñador web freelance?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Guía para saber cuanto cobrar por un diseño web. Con calculadora freelance y un montón de información para cobrar y presupuestar de forma adecuada. Te damos baremos y tips dependiendo de las características del proyecto y tu perfil como diseñador.

  1. Cuanto cobrar por un diseño web es una de las preguntas no técnicas que recurren con más frecuencia a la mente de un diseñador web freelance.

¿Cuánto debo de cobrar por mi trabajo como freelance?: en este mismo artículo tienes más abajo una calculadora freelance para ayudarte en la tarea.

Puesto que muchos de nosotros no contamos con una formación económico-administrativa adecuada, no tenemos una idea de cómo se calcula un presupuesto, ni de cómo desglosar nuestros servicios a un cliente, demostrándole la manera en que trabajamos y por qué cobramos tal cantidad por un proyecto.

Muchos tienden a no tomar con la relevancia suficiente este tema al inicio de su trayectoria como diseñador freelance y empiezan a manejar precios bajos para tratar de conseguir los primeros clientes, crear una marca y ganarse un lugar.

Cobrar poco por tu trabajo puede resultar contraproducente no solo para ti, sino para el mercado en general, puesto que estás estableciendo un criterio con el que compararte con otros diseñadores.

El abaratar los servicios hace que cada día se pague menos de lo que realmente se debería. Muchos menospreciamos lo que hacemos pensando que es algo fácil, olvidando que para nosotros es fácil porque sabemos como hacerlo y estudiamos para ello.

¿Cuánto cobrar por hora de trabajo como diseñador freelance?

Es una gran pregunta que se merece una gran respuesta, por eso os hemos preparado una calculadora freelance, para que puedas calcular cuanto cobrar por hora como diseñador web.

La calculadora debe usarse como orientación, pero eres tú el responsable de ponerle precio a tu trabajo. Los cálculos no tienen en cuenta impuestos.

Esta calculadora te va a ayudar a la hora de determinar cuanto cobrar por trabajo freelance y establecer el precio por hora de tu trabajo.

Simplemente rellena los campos y te dará una orientación sobre cuanto vale la hora de un freelance. Puedes jugar con las horas trabajadas al día y la duración de tu semana laboral para ver cómo puede variar el precio.

Sé realista con el dinero que quieres ganar al mes, si estás empezando quizá no tenga mucho sentido que te establezcas una metida de 5.000 al mes. Intenta poner datos cercanos a la realidad para que la herramienta te sea realmente útil.

No hemos puesto divisa, puesto que nos visitáis desde países muy diferentes y por tanto, con moneda diferentes, así que que cada uno ponga los datos en base a su moneda local.
¡Que disfrutes de la calculadora!

Calculadora de tarifa freelance

Si te gusta la calculadora freelance, por favor comparte este enlace en las redes sociales.

Cuidado con definir tu tarifa en base al sueldo actual

Algunos aspirantes a convertirse en freelancers, piensan que el establecer una tarifa de cobro será tan sencillo como cobrar lo mismo que cobran por hora de trabajo en oficina.

Esto es un total error, puesto que un salario de empleo de tiempo completo, toma como base un sistema de 40 horas trabajadas a la semana, vacaciones pagadas al año, impuestos, cobertura por enfermedad, entre otras cosas. Mientras que como freelance es raro cuando trabajas 40 horas a la semana, tus vacaciones no serán pagadas y tendrás algún tiempo de inactividad entre proyectos.

Así que procura no basarte solamente en el salario que recibirías en cualquier empleo de oficina, si es que quieres que tu actividad sea rentable.

¿Cómo cobrar el diseño de una página web?

Cuando comienzas en este mundo del diseño web, debes de tener alguna referencia de cómo cobrar y que aspectos deberán cubrir tus honorarios.

Valorar tu trabajo como diseñador web freelance

Recuerda siempre resaltar el valor que le das al proyecto con tu servicio, los clientes siempre estarán interesados en saber qué es lo que tu puedes ofrecer, lo que tu trabajo puede producir.

De esa manera verán tu paga como algo necesario y que a futuro rendirá mucho más que la inversión que se hizo, esto hará que el cliente no te vea como un gasto más, y una fuga de dinero que quizás no necesite por completo.

Los clientes deben de ver estos pagos como una inversión, no un gasto, para ello debes demostrar la calidad de tu trabajo y todo lo que conlleva, de igual manera exponer como puede mejorar el negocio que actualmente posee el cliente.

Debes ser seguro, y creer en lo que dices, ya que si no confías en tus habilidades y conocimientos no podrás vender tu proyecto y el cliente definitivamente querrá bajar tus precios.

Está claro que no todos los trabajos de diseño web que realizamos se van a cobrar igual, muchos aconsejan que se debe de cobrar en base a las páginas con las que cuenta el sitio.

Pero esto puede resultar algo impreciso, pues un sitio puede estar formado por 20 páginas que usan el mismo template o layout, por lo que la inversión de tiempo en el diseño no será mucha, comparado con un sitio que tiene 10 páginas pero con diferente diseño cada una.

En sí la manera más correcta de establecer un precio es fijarnos un salario para nosotros. Si ya trabajamos en una empresa anteriormente, o incluso actualmente estamos trabajando en una, podemos tomar como referencia el sueldo que se nos da por hora y utilizarlo para sacar una parte del precio.

El tamaño de la empresa también influirá para llegar al precio final debido al uso de recursos que ésta genera. Si somos una empresa formada por 10 gastaremos más en sueldos, luz, energía e inmobiliario que una empresa formada únicamente por ti.

Es por ello que el servicio ofrecido por muchas empresas ya establecida se puede ver algo exagerado, pero es debido a que tienen que sobrevivir pagando alguna clase de renta y servicios básicos como agua y luz.

Calcular el precio de un diseño

El precio que cobramos por proyecto siempre debe de basarse en varios factores, no únicamente enfocarnos en las horas que le invertimos, también debemos considerar el esfuerzo, los recursos, la complejidad del proyecto, la magnitud, entre otras cosas.

Cuando actuamos como diseñadores freelance, generalmente lo hacemos para empresas o personas que no cuentan con un departamento de sistemas o informática, por lo que al aceptar realizar un proyecto para ellos debemos hacerles ver que nos estamos añadiendo como parte de su equipo, incluso plantearles que podemos ser considerados como un departamento auxiliar por el tiempo que pasaremos realizando su proyecto, por lo mismo necesitamos que se nos trate de manera equitativa, con respeto y con un sueldo adecuado.

Si bien esto sería lo ideal, en la mayoría de las ocasiones no sucederá, el cliente siempre nos verá como algo externo durante todo el proyecto y como tal seremos su última prioridad al momento de pago y de atención de necesidades, es por ello que el camino resulta más difícil y tenemos que valernos por nuestros medios.

Es obvio que no contaremos con un seguro médico, mucho menos apoyo para vivienda o ahorro para el retiro, por lo que no debemos dejar que se nos menosprecie y se pague como si fuéramos parte de una nómina común, debemos hacer hincapié en estas necesidades y dejar en claro que por ello un diseñador freelance debe de ganar más que un trabajador normal.

Debes tener en consideración que habrá momentos en los que el trabajo escaseará, por lo que si cobras poco en tus proyectos no podrás mantenerte mientras buscas algún otro proyecto y terminarás por abaratar más tus servicios.

Es difícil para un diseñador determinar cuanto cobrar por sus servicios como freelance, pero basta con echar un vistazo a los sueldos que se manejan en el mercado local, y a ello sumarle lo que tu consideres necesario para mantener tu salud, mejorar tu vivienda y ahorrar, este es un calculo básico al que tu puedes aumentarle o disminuirle en base a tus necesidades. Este cálculo a pesar de ser sencillo resulta útil cuando no tenemos mucha experiencia en cuestión de finanzas y administración de salarios.

Un diseñador freelance siempre debe de cobrar más que un empleado de empresa por el simple hecho del factor riesgo.

Tu tiempo vale dinero

Tenemos la gran ventaja de que estamos ofreciendo un servicio que puede ser medido en tiempo.

Toma muy en cuenta la experiencia que te han dejado los trabajos anteriores, si ves que algún proyecto se parece mucho a uno que ya realizaste anteriormente toma ese factor como base para calcular lo necesario y así fijar un precio.

No debemos menospreciar el servicio que ofrecemos, pues en conclusión eso es, un servicio que vamos a prestar a alguna empresa de cualquier mercado o a una persona interesada en promocionarse en Internet. Hazles ver la calidad de tu trabajo y porque vale la pena pagarte esa cantidad que demandas.

Calcula muy bien cuantas horas invertiste en el análisis, diseño, codificación, detalles y pruebas. Todo importa y no porque cierta etapa te halla llevado poco tiempo debe ser descartada, cada parte del proceso es importante.

Finalmente si tú sientes la necesidad, y tienes algún amigo, pariente o conocido que se dedique al lado administrativo acércate a él y coméntale sobre tu negocio y pide asesoría aunque sea informal sobre la manera en que estás cobrando. Y sí te interesa acudir con un profesional hazlo.

El margen entre ingresos y gastos

Siempre debe haber una ganancia, aunque sea mínima, no podemos estar trabajando con números rojos ya que de nada servirá estarnos desgastando tanto.

Muchos de los que deciden tomar este camino toman el ser diseñador web freelance como segundo empleo y lo hacen para obtener un excedente, no para acabar con las pocas energías que quedan.

Que es lo que ofrecerás en el paquete

En el paquete que le propongas al cliente hay muchas cosas de las cuales deberás de pagar externamente por ellas o se las cobrarás a tu cliente aparte.

Ejemplos de estas cosas es el nombre del dominio, hosting, mailing o certificados SSL si es algún tipo de e-Commerce, por citar algunos.

Hay muchos diseñadores web que les gusta usar plantillas, ya sea gratuitas o compradas. Si tienes pensado usar una plantilla comprada, no te olvides de incluirla dentro del precio.

Saber si necesitarás trabajar con otros freelances

Ya sea para subir bases de datos, hacer algún plugin, o alguna maquetación, es importante tener esto en cuenta para calcular el precio final.

Teniendo estos puntos tendremos una idea de lo que debemos cobrar, porque son necesidades directas e indirectas las que se tomarán en cuenta y que eso hará tomar otro tipo de acciones para cobrar.

¿Cómo hacer presupuestos de diseño web?

A pesar de ser uno de los pasos más tediosos del proceso de desarrollo de sitios web, la realización de presupuestos constituye una de las partes más relevantes en la administración de un freelancer.

Ya sea por factores que no se consideraron o por tareas emergentes, los presupuestos en muchas ocasiones tienden a desfasarse causándonos un gran dolor de cabeza al momento de entregar resultados y evaluar costos.

Al mejorar nuestros presupuestos lograremos lidiar mejor con el proceso, de esa manera evitaremos terminar perdiendo dinero y sobre todo lograremos mantener el preciado tiempo para nosotros.

Además, un buen presupuesto puede marcar la diferencia entre mantener o perder un cliente.

Si alguna vez has tenido la oportunidad de trabajar en un proyecto grande, el cual estuvo relacionado a la elaboración de un sitio web, muy probablemente te tocó lidiar con presupuestos, y por lo tanto sabes de manera clara como hacen sufrir al diseñador web.

¿Qué es un presupuesto?

Un presupuesto es una evaluación que se realiza previamente al inicio de un proyecto, con el fin de establecer un tiempo de desarrollo, donde al final de éste se entregará un producto capaz de probarse.

En muchas ocasiones estos presupuestos no son muy bien pensados, por lo que se termina apresurando a los desarrolladores y quitando tiempo destinado para otras actividades.

Un buen presupuesto, se podría definir como aquel que se cumple a tiempo o con una ligera diferencia. Por su parte, un mal presupuesto es aquel que no se encuentra para nada cerca del tiempo real requerido para completar una serie de tareas.

En muchas ocasiones, una buena estimación nos servirá de guía a lo largo de un proyecto, permitiendo establecer plazos de manera correcta y dividir el trabajo en objetivos.

Para poder mejorar nuestras estimaciones podemos tomar en cuenta tres factores fáciles de analizar.

  • El primer de ellos es la experiencia que ya tenemos al realizar proyectos previos.
  • El segundo es la investigación del trabajo requerido y búsqueda de proyectos similares que nos permitan aprender de la experiencia de otros.
  • El tercero es reconocer correctamente el tamaño del proyecto que estamos por iniciar.

Experiencia previa

No existe mejor aprendizaje que el que nos deja la experiencia, si ya has tenido la oportunidad de trabajar con algún proyecto similar al que estás a punto de empezar, tu experiencia con él te servirá en gran medida para establecer tiempos y costes.

Siempre resultará mucho más fácil realizar estimaciones cuando ya se ha trabajado con algo, que cuando se lleva a cabo por primera vez.

Por otra parte, si es la primera vez que realizas un proyecto de cierto tipo, tu presupuesto se verá comprometido y estará más propenso a fallar, ya que incluso algo tan básico como la investigación previa te puede llevar más tiempo del esperado.

Las primeras veces que realices algo siempre te encontrarás con sucesos inesperados, esto te ayudará para que la siguiente vez realices presupuestos estos sean más realistas.

Investigaciones previas a realizar un presupuesto

Si viviéramos en un mundo ideal, siempre tendríamos la experiencia necesaria antes de hacer un presupuesto web, pero eso casi nunca es cierto.

Desgraciadamente cuando no contamos con una experiencia propia, no queda más que realizar una búsqueda de proyectos similares para tratar de aprender de la experiencia de otros.

Si después de una investigación no encontramos casos similares, o simplemente pensamos que nada de lo que encontramos se identifica en su mayoría con el proyecto que estamos a punto de empezar, entonces es tiempo de pasar a investigar lo necesario para sacar adelante cada una de las tareas que pensamos realizar.

Una vez que se haga esto, se pueden hacer presupuestos en base al trabajo que hemos previsto.

Una investigación también nos ayuda a descubrir los detalles de la funcionalidad que se nos pidió, si por ejemplo el cliente requiere un login de facebook para su página, el investigar sobre el tema nos permitirá entender qué es una API de facebook y cómo interactuar con ella.

Pero una buena investigación también se debe de realizar con equilibrio, por lo que debemos evitar utilizar bastante tiempo sólo para realizar una búsqueda.

Esta claro que mientras más investiguemos más detallado puede ser nuestro plan y mejores presupuestos pueden realizarse, pero esto de nada servirá si realizamos los presupuestos casi sobre la fecha límite de entrega.

Debemos recordar que una estimación nunca será perfecta, por lo que debemos mantener un balance entre el tiempo que dedicamos a investigar y la entrega de resultados para el cliente.

Definir bien el tamaño del proyecto

En muchas ocasiones creemos saberlo todo y pensamos estar listos para cualquier reto, por lo que al hacer estimaciones infravaloramos las tareas que componen un proyecto y pensamos que en poco tiempo todo estará listo.

Esto hace que nuestros presupuestos se tornen erróneos y terminemos utilizando mucho más tiempo para terminar una tarea que lucía muy sencilla.

Si reconocemos correctamente el tamaño del proyecto que estamos por iniciar, el resultado final serán presupuestos más adecuados y nos ayudará a liberar presión cuando una tarea nos esté costando tiempo.

Cómo negociar tus tarifas de diseño web con nuevos clientes

Uno de los pasos que más se pueden complicar al momento de establecer un trato o un acuerdo laboral con un cliente, es la negociación y establecimiento de tarifas para el pago de tu trabajo.

El simple hecho de establecer una tarifa como diseñador o desarrollador freelance representa todo un reto, si a eso le aunamos la necesidad de no ahuyentar a los clientes potenciales, el proceso se convierte en algo intimidante.

Es común que cada vez que inicies una negociación con un cliente este desee bajar tus tarifas, son pocos los que respetan tu propuesta inicial y simplemente pagan sin poner objeción.

Debes de ser firme y presentar al detalle lo que haces, lo que entregas y la calidad que imprimes en tus trabajos, con ello harás entender el por qué de tus precios.

Al ser diseñador freelance debes considerar a la negociación como una actividad común en tu itinerario.

Recuerda que los clientes siempre tratarán de regatear en caso de que haya una oportunidad de conseguir un mejor precio, por lo que no debes caer en la desesperación, no debes expresarte enojado o manifestar que te sientes mal valorado porque el cliente puede tomar esto mal.

Por nada del mundo ignores al cliente en su oferta, no lo tomes a la ligera aún cuando no consideres bajar tus precios, si reafirmas tus tarifas trata de dar una explicación clara, no lo hagas por simple imposición.

Los comienzos son difíciles

Cuando uno empieza a trabajar como diseñador web freelance el proceso de negociación suele ser bastante complicado, puesto que no cuentas con un portafolio muy amplio de proyectos que te respalden.

En estas situaciones es muy obvio que el cliente siempre va a buscar bajar lo más posible tus tarifas, escudándose en tu falta de experiencia.

En estos casos se puede optar por dar algún tipo de promoción, como dar un precio especial para la primera entrega o hacer que el salario de nuestra primera semana de trabajo sea mucho menor que la del resto del proyecto.

De esta manera el cliente podrá darse cuenta de la calidad de nuestro trabajo y realmente valorar lo que estamos entregando.

El establecimiento de un plazo de prueba, o de menor paga, permite evitar la explotación de los diseñadores freelance por parte de los clientes, ya que si el proyecto lleva más de cierto tiempo el cliente se ve obligado a cumplir pagando las tarifas más adecuadas para el proyecto que se esta realizando.

Los clientes pueden entender al diseñador

No veas a tus clientes como jefes de empresa, velos como compañeros con los cuales colaborarás y trabajarás en equipo, al final el objetivo es el mismo y tu trabajo ayudará a mejorar el proceso que actualmente llevan sus empresas.

Si tienes una relación de compañerismo con el cliente, al momento de que se lleve a cabo la entrevista, resultará más sencillo establecer tus tarifas y que el cliente pueda entender las razones por las que las estableces.

Con esto no estamos diciendo que hagas un abuso de confianza, siempre guarda el respeto debido y respeta las distancias que el cliente quiera establecer.

No consideres la negociación como una entrevista de trabajo, recuerda que sois dos emprendedores hablando de negocios.

Como cobrar más como diseñador freelance

En repetidas ocasiones hemos establecido que el trabajo que realizamos como diseñadores freelance no debe abaratarse al grado de casi darlo gratis.

Todos empezamos por algo, debemos trazar camino y a veces para ello es necesario dar algún servicio de manera barata.

Pero recuerda que está en nosotros mismos hacer respetar nuestra profesión y hacer ver a los demás que no cualquiera puede hacerlo, y que este trabajo necesita de preparación y destreza, por lo que merece ser bien remunerado.

El sistema de precios que se maneja en el mundo de los negocios, puede parecer bastante raro cuando se mira desde la trinchera de un diseñador freelancer.

Es muy probable, que hayas tenido la oportunidad de ver como agencias y empresas dedicadas a hacer páginas web, cobran precios altísimos a los clientes, y terminan entregando un resultado de muy baja calidad.

Recuerda siempre que no todo es sobre la calidad del producto, los clientes suelen pagar un precio más alto por otras razones que ellos consideran importantes, y que desde su punto de vista mejorarán su negocio sobre los otros.

Presenta persuasivamente las tarifas

Por circunstancias de comodidad o simple practicidad, podemos utilizar el correo electrónico como un medio para comunicarnos con nuestro cliente.

Sin embargo, al utilizar este medio podemos caer en una falta de profesionalismo y enviar presupuestos de un proyecto sin desglosar las actividades que vamos a realizar, o explicar las razones por las que decidimos cobrar ese precio.

Si el mensaje que enviamos es corto y sin desglose, el cliente podrá pensar que el precio se tomó de manera arbitraria, además de que el factor de que fuera incluido a través de un correo electrónico hace que muchas empresas ignoren el presupuesto.

Muchos freelancers invierten su tiempo en tratar de calcular cuánto van a cobrar con un diseño web, pero no invierten nada en ver cómo van a presentar esas tarifas ante el cliente.

Una buena presentación puede resultar en más aprobaciones por parte de los clientes, con precios más altos y justos para tu trabajo.

Trata de que tus presupuestos muestren una explicación de tus actividades, los beneficios que el cliente puede obtener a través de esos servicios, una relación entre precio y valor, y compara tu producto con el de otros.

Recuerda que para la mente del cliente tu proyecto siempre será visto como un gasto, trata de cambiar eso planteando las ventajas y beneficios que vienen con su realización.

Experiencia

No es por generalizar, puesto que caeríamos en un error, pero es fácil afirmar que la gran mayoría de los diseñadores que deciden emprender un camino como freelancer tienen bastante experiencia en el campo.

Cuando un cliente contrata a alguien para realizar algún proyecto de manera externa, siempre busca que sea alguien con experiencia y basto conocimiento sobre el tema, para que de esa manera pueda sacar las cosas a flote rápido y de manera correcta.

Si tu tienes a la experiencia como una de tus principales características, debes decirlo y hacerlo ver para que esto se vea reflejado en tus ingresos.

Disponibilidad y accesibilidad

La mayoría de los diseñadores freelance son fáciles de localizar y cuentan con distintos medios para establecer la comunicación, ya sea mediante una llamada por teléfono, algún mensaje por correo, chat o red social, el diseñador estará al pendiente y podrá responder cualquier duda.

En cambio los empleados de una empresa al momento de retirarse de las instalaciones deben ser respetados y no molestados fuera de sus horas de trabajo (al menos, en la teoría).

El recibir llamadas a las 11 de la noche puede no resultar bastante alentador para la mayoría, pero esto brinda comodidad al cliente y si tú como diseñador freelance lo permites, entonces debes considerar esto al momento de elaborar tu presupuesto.

Flexibilidad y eficiencia

Al eliminar la burocracia que existe en una empresa se logra mayor flexibilidad al momento de realizar un proyecto.

No hay necesidad de seguir políticas o métodos de desarrollo por lo que es más fácil dedicarnos únicamente al producto que es finalmente lo que se entregará.

Si el cliente tiene algún cambio imprevisto, se puede realizar sin mayor problema, el diseñador freelance es flexible pues no tiene que pasar reportes o hacer modificaciones a todo un proceso, ya que lo puede realizar sobre la marcha sin detener la producción.

El hecho de ser tu propio jefe hace que tú tomes las decisiones y elimina la necesidad de esperar a que un proyecto o funcionalidad se apruebe, tu puedes decidir cuándo y cómo empezar las cosas sin necesidad de consultar a alguien más, esto hace que la eficiencia aumente y el tiempo se dedique a desarrollar el producto.

Consejos para cobrar tus facturas a tiempo como freelance

El manejo del dinero es uno de los puntos que más conflicto pueden causar en la carrera de un diseñador freelance y es común que surjan varios problemas relacionados a este tema.

Cuando llevamos una vida como empleado en una empresa establecida, contamos con un departamento de gente especializada que se encarga de llevar la contabilidad y no tenemos que preocuparnos más que por saber repartir bien el dinero que ganamos.

Cuando decidimos unirnos al bando de diseño web freelance, esta comodidad queda atrás y es tiempo de sentarnos para hacer cuentas y hacer que el negocio marche adecuadamente.

Pero para poder sacar cuentas y administrar los recursos, lógicamente necesita haber dinero y si esta no llega de manera adecuada, un grave problema se puede llegar a presentar.

El continuo flujo de dinero es de gran relevancia para el destino de un negocio, si no somos retribuidos por el trabajo que estamos haciendo nos podemos ver en una situación bastante complicada.

Los ingresos de un diseñador freelance son irregulares

La economía de un diseñador freelance es bastante irregular, y no precisamente porque no sepa ahorrar o porque gaste el dinero de manera errónea.

Esta irregularidad es producida por los mismos clientes, quienes al rehusarse a pagar o prolongar dichos pagos, dejan al diseñador entre la espada y la pared, con mucho trabajo, poco dinero y días difíciles por venir.

Si hasta el momento no habías notado este fenómeno, es porque muy probablemente te ha tocado vivir sólo en el lado bueno de la situación, pero no por ello debes confiarte y pensar que siempre tendrás esta clase de relaciones.

Si algún día se te llega a presentar una situación de alta dificultad no hay nada mejor que estar preparado.

Habrá ocasiones en las que puedes estar un mes sin recibir un solo centavo, así mismo habrá otras donde en un sólo día puedes cobrar la factura de muchos proyectos.

Debido a esta irregularidad tenemos que aprender a prever, formular y firmar contratos justos, establecer tiempos y sobre todo administrar el dinero dejando una reserva para tratar de sobrellevar tiempos de escasez.

No esperes hasta el final para cobrar

Si eres un diseñador ya bien establecido, con un portafolio que te apoye, con tiempo y experiencia, no debes aceptar contratos donde se establezca que se te pagará hasta el final de un proyecto.

Puedes llegar aceptar que la mayor cantidad o monto de dinero no se te de hasta la entrega final, pero debes establecer tus necesidades y definir que requieres una clase de pago preliminar para poder mantenerte durante el período de desarrollo del proyecto.

Una de las formas más comunes a las que se recurre para lograr esto, es el depósito inicial, el cual representa una manera de asegurar una cantidad significativa de dinero para iniciar el proyecto.

Pero además de esto, debes solicitar pagos periódicos que cubran tus avances en el proyecto, ya que si este se retrasa o simplemente se pone en espera, el flujo de dinero se verá cortado y si sólo cuentas con el pago inicial este se agotará rápido, dejándote esperando un largo plazo de tiempo para recibir tu dinero.

Si le estableces al cliente un sistema con pagos pequeños, este no necesitará de 30 días para juntar la cantidad que pediste, por lo que no tendrá la excusa del olvido. Al establecer pagos semanales o quincenales le permites al cliente no olvidarse de ti, de igual manera puede ir viendo los avances del proyecto y así matas dos pájaros de un tiro.

Cuándo trabajar como diseñador freelance sin cobrar

Muchas veces se nos presentan oportunidades de grandes proyectos, atractivos en aprendizaje y que incluso pueden llegar a representar un crecimiento profesional importante, pero que a nivel económico se quedan muy cortos y por ello tendemos a rechazarlos.

Es díficil ver más allá de lo económico y enfocarnos únicamente en el conocimiento, muchos diseñadores freelance viven al día y la ganancia producida por los proyectos que aceptan es lo que les permite mantenerse estables.

Para algunos freelance, esta clase de proyectos sin remuneración económica representan fama y fortuna venideras, y luchan bajo el estandarte de emprender para cosechar y después recoger los frutos.

Se tienen que analizar las cosas con la cabeza fría y dejar todo bien en claro, no dejarte llevar por impulsos, fanatismos y mucho menos por influencia de amistades.

No estamos diciendo que rechaces ayudar a un amigo, simplemente estamos tratando de que no se aprovechen de ti.

¿Cuándo el trabajar gratis puede actuar a nuestro favor?

Cuando no se cuenta con clientes, ya sea porque vamos iniciando nuestro camino como freelancer o porque hemos decidido cambiar de rubro, a veces es necesario hacer algún trabajo gratis.

El trabajo gratis tiene que tener otro tipo de recompensa, como ayudar a promocionarte o ayudar a alguien que lo necesita.

Otra razón importante para tomar la decisión de trabajar gratis, es que la empresa de tus sueños, donde siempre has querido trabajar abra algún tipo de proyecto paralelo donde te pueden incluir y trabajar de manera autónoma.

Por ejemplo, muchas empresas de software libre no pagan mucho a sus empleados, pero la exposición y experiencia que les da el trabajar para ellos no se puede comparar con otros proyectos.

También se da que muchas páginas no reciben ingresos por lo que limitan sus pagos, pero el hecho de poner en tu curriculum que trabajaste para ellos puede abrirte muchas puertas.

La caridad también es una razón importante para decidir emprender en el trabajo gratuito, si alguna asociación u organización que apoyas decidió iniciar un proyecto donde puedes aportar tus conocimientos, es justo dedicarle un par de horas al día para ayudar a alcanzar los objetivos.

Si la institución para la que vas a trabajar insiste en no tener suficiente dinero para pagarte puedes tratar de llegar a un acuerdo y recibir otra clase de pago, incluso en especie si lo consideras necesario. Por ejemplo, si trabajas para una papelería puedes pedir material de oficina para salir del apuro, no será comparable a lo que ganarías normalmente pero puede ayudar.

En caso de que el cliente realmente no cuente con muchos ingresos, puedes sugerir que se te pague con publicidad, puedes incluir algunos anuncios en la página que desarrollaste, o pedir que se te proporcione una parte de los ingresos producidos por publicidad patrocinada, como Adsense de Google.

4 respuestas

  1. Cual seria alguna buena forma de seguir cobrandole al cliente ya sea por mantenimiento u otros servicios, y no solo crearle la web y quizas no volver a verlo hasta que quiera un rediseño??

  2. Está claro que cada uno pone el precio a su trabajo, pero debemos ser honestos con nuestros clientes.
    Me explico, debemos cobrar en función del trabajo desarrollado, si hacemos una web en Joomla o cualquier otro gestor de contenidos, deberíamos cobrar lo mismo que quien no se sirva de estos gestores y la escriba toda en código.

  3. Estoy de acuerdo que los 7 pasos son necesarios, pero hay algo importante, el cliente no sabe si eres novato o experto, deberías cobrar por trabajo y dependiendo el tiempo que te tardes que siempres sera un aproximado cobraras de $3,000.00 a 15,000.00 si es poco el trabajo, si ya es sofisticado desde el diseño te puedes ir hasta 20,000.00 y 50,000.00 si además en trabajo hay que ponerle una base de datos y otros elementos, pudiera ser que cobres desde los 60,000.00 hacia arriba, tomando en cuenta al cliente, empresa chica, grande o master.

Deja una respuesta