comparte el articulo 

Cómo saber lo que realmente quiere tu cliente

Actualizado el 05/06/2012 < > 0 Comentarios

Resumen: Damos una serie de consejos para realizar una correcta investigación sobre lo que el cliente desea realizar, y definir el rumbo del proyecto antes de dar inicio a cualquier codificación y diseño

El hecho de realizar proyectos como freelance, trae consigo un cierto número de adversidades y complicaciones con las que se tiene que lidiar para poder realizar de manera adecuada tu trabajo. Muchas de estas complicaciones son producidas por una mala comunicación con el cliente, por lo que a lo largo de este manual de diseño freelance se ha tratado de demostrar el alto grado de relevancia que conlleva la relación que establecemos con los proveedores del capital.

Es común, que al momento de presentar tus propuestas ante los inversionistas e interesados de un proyecto, te encuentres con dos tipos de respuestas poco agradables, aquella donde el cliente quiere tomar todo el control creativo y estético del sitio, y la otra donde son pocos o hasta nulos los comentarios que tratan sobre algún requerimiento.

Con el primer tipo de cliente generalmente escucharás frases como “Quiero mi logo grande, muy grande” ó “Usa estos dos colores aunque no combinen, son mis favoritos”, lo cual puede resultar bastante frustrante y hace que se creen fricciones entre ambas partes, es en esos momentos donde el segundo tipo de cliente no suena tan mal.

Pero esta idea no puede estar más lejos de la realidad, ya que aunque el hecho de tener un cliente que no opine te hace pensar que tendrás la total flexibilidad técnica y creativa para llevar a cabo el proyecto, puede resultar muy contraproducente, ya que en la gran mayoría de las ocasiones esta clase de clientes espera hasta el final del proyecto para demandar cosas que él pensaba adecuadas, pero nunca las mencionó.

Para evitarse problemas y muchos dolores de cabeza al tratar con esta clase de clientes, y con los inversionistas en general, siempre debemos tratar de definir de la manera más precisa posible, los requerimientos de un proyecto.

El trabajo de un proyecto puede llegar a ser muy estimulante, pero si no nos preparamos de manera adecuada tomará una tónica estresante.

En este artículo vamos a repasar algunos consejos para averiguar exactamente lo que los clientes están buscando.

A veces cuando la comunicación con el cliente ha decaído, pensamos que esta todo perdido, pero existen maneras efectivas de lograr entablar cuestionamientos lo que nos facilitará identificar lo que el cliente quiere para su página.

Enlista los puntos relevantes

Una gran manera de comenzar la planeación de un proceso, es estableciendo una lista donde se enumeren las principales ideas que se tienen sobre el proyecto. Es un recurso sencillo de elaborar y de fácil comprensión para el cliente, ya que proporciona una vista general de lo que se hará para lograr el objetivo final del proyecto, un sitio web a la medida.

De esta manera el cliente puede observar la manera en que trabajas, y empezar a realizar algunas sugerencias, siempre trabajando en conjunto para llegar a un mutuo acuerdo.

Si la presión empieza a surgir por alguna de las partes, basta con echar un vistazo de nuevo a la lista y empezar a establecer los cambios, ya que se tenga algo bien definido se buscará optar por iniciar la codificación.

Trata de no ser demasiado descriptivo con la primera lista que hagas, deja sólo las ideas que sean de mayor importancia y requieran atención inmediata, de esa manera con dos o tres oraciones puedes describirlas y después en acuerdo con tu cliente pueden elegir la mejor manera de abordarlas. Esto le permite al cliente evaluar el proceso sin abrumarse y tener una idea más clara de lo que se hará.

Al final la lista puede abarcar desde las características de la interfaz hasta la funcionalidad, todo esto se irá refinando conforme se tengan las sesiones y entrevistas con el cliente. Además de esto se pueden ir exponiendo en conjunto, los objetivos y metas que no resultaban tan claras al principio del proyecto.

Da ejemplos a tu cliente

Es común hacer uso de ejemplos para dar una idea más concisa al cliente de lo que obtendrá, si con anterioridad has realizado sitios similares, puedes mostrar algunos de esos proyectos para que el cliente sepa como trabajas ante ciertos requerimientos.

Si no cuentas con algo parecido, puedes realizar una búsqueda de sitios y exponerlos como opciones parciales, así el cliente podrá escoger algún diseño y tú puedes tomarlo como inspiración.

Si al cliente se le dificulta hablar en términos técnicos, puedes utilizar ejemplos visuales para mostrar en acción el tema sobre el cual hablas, esto puede ayudar para aclarar aspectos de diseño, interfaz e incluso efectos que vayas a realizar con algún lenguaje como JavaScript.

Puedes recurrir a ejemplos que hayan sido expuestos en tutoriales, no es necesario que desarrolles una versión preliminar para esto, lo que se busca es ahorrar tiempo y llegar a un acuerdo con el cliente.

Manten informado al cliente

Es importante mantener informado a nuestro cliente sobre los cambios que se han realizado al sitio, de esa manera no se vera sorprendido y abrumado al entregarle un sitio casi terminado. Esto también permitirá ahorrarte el hecho de realizar dos veces las mismas partes del diseño, o pero aún duplicar código y tener estructuras sin uso.

Trata de establecer una comunicación recíproca, donde mantengas al cliente lo más informado posible, esperando una retroalimentación que te permita continuar con el proceso. Es importante saber que estamos siguiendo el camino que ambos creen conveniente, sin caer en absolutismo por ninguna parte.

Propón nuevas ideas

Si el cliente busca siempre imponer cierto tipo de tecnología para la elaboración del proyecto, trata de proponer el uso de nuevas tecnologías con las que ya tengas experiencia. Estas tecnologías pueden representar un menor costo para el proceso y una mejor alternativa, ya sea por cuestiones de tiempo, SEO o de estandarización.

Puedes sugerir el uso de CMS o microframeworks si el proyecto lo amerita, de esa manera te evitas manejar páginas estáticas que a la larga pueden perjudicar al cliente.

De igual manera si el proyecto se torna muy robusto puedes sugerir invertir en un servidor de mayor capacidad donde puedas incluir algún tipo de servicio, base de datos, entre otros elementos.

Publicado el 07/06/2012, última actualización 05/06/2012.

Contenido exclusivo de LaWebera.es. Prohibida su copia

Autor: Daniel Ernesto Navarro Herrera

URL: LaWebera.es

(Subir al texto)

Añadir Comentario

* Campos obligatorios

Meneame Bitacoras