comparte el articulo 

Cómo asociarse con otros freelancers para trabajar en un proyecto – Parte 2

Actualizado el 14/09/2012 < > 0 Comentarios

Resumen: Segunda parte de una guía donde explicamos como tomar el camino correcto al momento de asociarte con otro freelancer para realizar un proyecto.

En esta segunda parte de “Cómo asociarse con otros freelancers para trabajar en un proyecto”, continuaremos explicando algunas de las situaciones que debemos considerar al asociarnos con otro profesional independiente para llevar a cabo un proyecto. En el artículo anterior, explicamos algunos aspectos que se deben realizar antes de la contratación, ahora nos encargaremos de explicar más aspectos que van después de escoger a un compañero de trabajo.

Mantener una buena relación

Al momento de establecer una relación laboral con una persona, las cosas tienden a tornarse muy formales entre ambas partes. Si decidiste contratar a algún amigo para realizar el trabajo, podrás notar que mientras están trabajando lo social tiende a ir quedando detrás, y esto pasa a mayor escala cuando se contrata a aun desconocido.

El tipo de relación que establezcamos con la persona que contratemos, será fundamental para el destino del proyecto, si la relación es buena el proyecto saldrá a flote sin ningún problema, si no lo es puede que se logre el objetivo pero ambas partes quedarán muy desgastadas. No podemos fundamentar la relación en desconfianza, como freelancers sabemos que es muy difícil cuando alguien no confía en nosotros para realizar un trabajo, por lo mismo, si has contratado a alguien más para realizar una parte del proyecto, debes saber dar la distancia necesaria y la libertad de creación justa.

Con esto no decimos que debes ser la persona más amigable del mundo y dejar que todo se haga a la forma y medida que dicte la otra parte, ser demasiado amable también tiene sus consecuencias como el abuso de confianza, el retraso del trabajo y la falta de compromiso.

Para ayudar a evitar problemas, nos podemos proteger utilizando un contrato, en el cual se especifique lo que se espera de cada parte y lo que se debe ofrecer. Trata el tema de manera delicada, siempre evitando sonar como una imposición, define que tienes como política siempre establecer un documento con los clientes y auxiliares, hazle ver que al final es por el beneficio de ambas partes.

Si la otra parte ya ha trabajado como freelance anteriormente, no debe existir mayor problema, entenderá el manejo del contrato y accederá a firmarlo, y es que son muchas las situaciones donde él también pudo recurrir a eso. En caso de que no sea así, entonces puedes pasar a buscar a alguien más que cumpla con lo que tú esperas, siempre haciéndole ver al despedido que no es por su capacidad por lo que lo estas rechazando, si no por la falta de interés en firmar el documento.

No importa con quien estés trabajando, siempre es muy importante tener un acuerdo formal, de tal manera que podamos asegurar y proteger nuestros intereses de negocio. Esto te ayudará a evitar futuros dolores de cabeza tanto en el ámbito laboral como legal.

Una vez que se han establecido los acuerdos profesionales y las obligaciones legales, estás en el momento adecuado para establecer o continuar la relación de amistad con el freelancer que contrataste. De esta manera podrás crear empatía y sabrás pronto si existe alguna clase de problema o si la situación se torna difícil, por lo que en esos casos podrás actuar amablemente y pedirle que pase algún tiempo con su familia, o podrás socializar con él en lugares distintos al área de trabajo, recuerda que un freelancer feliz realiza mejor su trabajo.

Intercambio de servicios

Si estás pasando por una situación económicamente mala, o simplemente no quieres tener la necesidad de desembolsar dinero para contratar a alguien más, puedes escoger la alternativa de ofrecer tus servicios a cambio de los servicios de otro, lo que produce una alternativa efectiva libre de costo. Por ejemplo, supongamos que tú eres un escritor freelance y necesitas de un diseñador web para lanzar tu sitio de manera independiente, si el diseñador ya cuenta con un sitio por su lado, puedes ofrecer escribirle una serie de artículos sobre la temática que él maneja, sin costo alguno.

Este cambio por “especie” se puede negociar en los términos que desees, pero una vez más te recomendamos que sea cual sea el acuerdo al que se llegue debes de mantenerlo escrito y firmado por ambas partes. De hecho, es sumamente necesario para esta clase de relación, especificar claramente que hará cada parte, para así evitar ambigüedad.

Si tu marca es bien reconocida dentro de la comunidad freelancer, podrás conseguir fácilmente personas que quieran trabajar contigo mediante un intercambio de servicios. Mientras más conocidos sean tus trabajos, es más fácil de convencer a alguien más que los necesita.

Importancia de la colaboración

El colaborar con otros freelance puede ayudarte a crear relaciones sólidas, lo que quizás te permita en un futuro establecer una empresa asociándote con algunas de las personas con las que trabajaste. Si creas una buena mancuerna con algún otro freelance que se dedique y especialice en un área que tú no dominas, no habrá proyecto que no puedan realizar, por lo que los clientes fluirán más seguido y los períodos sin trabajo serán más cortos.

Al final, los beneficios de trabajar con otros profesionales independientes son mucho más que los aspectos negativos que esto pueda traer. Es solo cuestión de contratar bien, protegernos con un contrato, establecer expectativas claras, mantener una relación profesional y amistosa, así como ser solidario.

Publicado el 18/09/2012, última actualización 14/09/2012.

Contenido exclusivo de LaWebera.es. Prohibida su copia.

Autor: Daniel Ernesto Navarro Herrera

URL: LaWebera.es :: Diseño de paginas web

(Subir al texto)

Añadir Comentario

* Campos obligatorios

Meneame Bitacoras