comparte el articulo 

Los comentarios son una parte esencial de tu blog

Actualizado el 04/04/2012 < > 0 Comentarios

Resumen: Porqué los comentarios son importantes para el crecimiento de tu blog. Algunas consideraciones al respecto.

Para aquel que no se haya percatado aún, el hecho de publicar una bitácora en Internet, aún haciéndolo de una forma anónima bajo un seudónimo no va a conseguir que nos libremos de ser descubiertos si por alguna razón cometemos una falta o simplemente tenemos un desliz. Por ejemplo, podemos atrevernos a plagiar completamente un artículo, aunque no tardaremos en ser descubiertos e inundados de comentarios no demasiado amables por nuestro atropello. También podemos escribir un texto inspirados por lo que leímos, pero si desgraciadamente se nos olvida citar la fuente, no tardaremos en exceso en recibir un mensaje ya sea en forma de comentario o en forma de correo recordándonos nuestra falta.

Desde luego que no voy a hacer aquí una recomendación sobre cómo se debe mantener un blog, ni tampoco sobre cómo debería actuar un bloguer para disponer de cierta cantidad de visitas, ya existen muchas recopilaciones acertadas y muy interesantes sobre ello (incluso para los que ya llevamos un tiempo por aquí). Pero, aunque no sea el primero en escribir sobre ello, creo que es interesante el tratar de recoger uno de los aspectos más interesantes de los weblogs basándome en experiencias propias: Los visitantes y sus comentarios.

Una de las características que más influyen en el reciente éxito de las bitácoras es su carácter abierto y participativo. Es cierto que uno puede publicar lo que desee, pero a cambio, y esto es lo que diferencia también de las páginas estáticas de los primeros tiempos de Internet, también deja su texto abierto para ser enriquecido, ser alabado o ser simplemente vapuleado. No importa realmente lo que se refleje en el post – una imagen estática, un sonido, un video o un texto – tarde o temprano, por accidente o no, alguien llegará hasta él y posiblemente dejará su impronta para bien o para mal nuestro. También se utilizan para darse a conocer dentro de un círculo específico de weblogs, por ejemplo sin ir más lejo en esta Biblioblogosfera, por lo que un comentarista a veces deja un comentario para que visites su blog como una forma de tarjeta de visita.

La reclamación al derecho a cita no se trata de algo exclusivo de la biblioblogosfera y es algo normal dentro de la blogosfera. Hoy deseo ampliar esa tipificación en sobre los comentarios que una bitácora puede recibir y para ello me voy a servir exclusivamente de lo que aquí mismo se puede encontrar.

Siempre es de agradecer para el visitante que la bitácora en la que se halla disponga de unos comentarios limpios en el sentido de enriquecedores y más o menos relevantes dentro del contexto del post. La lucha contra el spamming es un punto esencial para un escritor de bitácoras y la adopción de medidas para evitar el abuso en los comentarios y en los trackbacks de su weblog un punto vital. Aunque en general, son los spam bots los encargados en inundarnos con anuncios para jugar al Poker o adquirir Cialis, el spam también puede adquirir otras formas y puede ser acometido directamente por personas físicas.

En cualquier caso, hay otro tipo de publicidad que puede ser aceptada dentro de un contexto concreto. Sin ir muy lejos, un visitante puede recomendar un sitio web dejando la dirección URL, desde luego que en este caso la visita es obligada para el bloguer y si aquello no nos convence podemos muy bien hacer desaparecer el comentario. Sí, es completamente lícito, el blog sigue siendo de uno.

Uno de los aspectos en el que debemos ser más indulgentes es en el caso de las críticas. Éstas siempre deben de ser bienvenidas vengan de quien vengan si se hacen en un lenguaje correcto, respetuoso y siempre que sean razonables.

Desde luego que, en cuanto tengamos noticia de un comentario en nuestro blog, debemos de ser rápidos en la hora de la réplica y no acobardarnos en absoluto. El comentarista en general sabe lo que dice, pero conociendo el tono en el que hemos desarrollado el texto, podemos tender una mano para que se explique convenientemente a la vez que disculparnos o defendernos dependiendo de la situación. Éste es el mejor caso de todos, cuando el protagonista se acerca hasta ti, comparte su experiencia y su propio punto de vista.

A pesar de que el bloguer no puede evitar ser objeto de críticas, y de vez en cuando alabanzas, sus visitantes pueden llegar a ser muy exigentes sobre los contenidos que ofrece. Así, por ejemplo, pueden llegar a solicitar más de lo que debiesen para satisfacer su puntual necesidad informativa.

Por supuesto que estas exigencias muchas veces deben de caer en saco roto, se escriben tan sólo en un momento de frustración y no deben ser tomadas demasiado en serio, sobre todo porque no son nada razonables. En este caso, estos comentarios sólo pueden ser contestados con una sonrisa y si bien estas exigencias quedan en anécdota, hay otros que son más sinceros y en general reflejan cierta idolatría sobre el tema que se trata en el texto. En fin, los comentarios son textos dejados para ti en gran medida, pero que pueden enriquecer sobremanera a tu blog para los próximos visitantes si los gestionas convenientemente. Es frecuente que los comentaristas que dejan un retazo de sus pensamientos vuelvan a comprobar si han recibido contestación, si los cuidas y tratas de establecer conversaciones con ellos, puede que se conviertan en visitantes frecuentes e incluso puede que te agreguen en sus abigarrados agregadores rss. Los comentarios también dicen mucho de tu weblog, cuídalos.

Publicado el 24/03/2007, última actualización 04/04/2012.

Autor: Marcos Ros

URL: http://www.documentalistaenredado.net

(Subir al texto)

Añadir Comentario

* Campos obligatorios

Meneame Bitacoras