comparte el articulo 

Cómo elegir una Tipografía para una página web

Actualizado el 27/07/2011 < > 0 Comentarios

Resumen: Vemos consideraciones a tener en cuenta a la hora de elegir la tipografía o tipografías para una página web.

Cuando se trata del diseño de una página web, la elección de la tipografía es un paso decisivo y fundamental en el proceso.

La tipografía, es decir, la fuente o el formato de las letras que conforman el texto, tendrá un impacto directo en como la página será recibida por sus lectores.

Una tipografía enrevesada y poco legible agotará a quien visite el sitio web; los mensajes no son claros y por tanto el visitante prefiere salir del sitio.

Si bien es cierto que no hay un método establecido sobre cómo elegir una tipografía adecuada para una web, sí hay ciertos criterios fundamentales a ser tomados en cuenta.

Legibilidad de la tipografía

La legibilidad es un principio básico y necesario cuando se va a elegir la tipografía para una página web.

Parece obvio, pero no es poco común entre diseñadores web poco experimentados que privilegien una tipografía aparentemente más interesante, original o compleja sobre tipografías tradicionales y cuyo uso es casi generalizado en el mundo web.

Ahora bien, las tipografías del primer tipo tienden a tener dos problemas: por un lado, son poco legibles pues están llenas de adornos. En este sentido demandan un mayor esfuerzo y una mayor atención de parte del lector. Por otro lado, suelen distraer al lector del mensaje que se trata de transmitir.

Fuentes tradicionales como Arial, Verdana, o Helvética son las más utilizadas, justamente, porque son fácilmente legibles. De nada sirve parecer original o tratar de que la web se destaque por el uso de fuentes complejas si la información no se transmite fácilmente.

A parte está, el hecho de que tipografías poco comunes no se verán igual en diferentes ordenadores. En el ordenador donde no estén instaladas, se sustituirán automáticamente por una tipografía que sí tenga el sistema. Si quieres que una tipografía se vea igual en todos los ordenadores, la tengan o no instaladas, tendrías que usar el reemplazo de imágenes, nada recomendable por la sobrecarga de imágenes que puede generar en una web, o alternativas más modernas y óptimas como Google Web Fon Directory y font-face.

Combinaciones de tipografías

Una página web no se hace con una sola tipografía. Ciertamente se puede pero no es lo deseado ni lo recomendable.

Generalmente se utilizan distintas tipografías dentro de un mismo sitio web. Se diferencia con la tipografía y el tamaño de la misma a los títulos, o encabezados, del cuerpo del texto o de la barra de menú, por ejemplo.

Debido a esto es que es muy importante el que se hagan combinaciones adecuadas en donde las fuentes utilizadas no sean discordantes entre sí.

Para que esto no suceda es recomendable utilizar distintas tipografías de un mismo diseñador. Así, si se utiliza para el cuerpo del texto la fuente Meta Sans para los títulos y encabezados, se podría utilizar Meta Serif para el cuerpo del texto.

Lo importante en las combinaciones es crear un contraste notorio pero no al punto en el que las tipografías parezcan radicalmente distintas.

El Sentido del Texto

Para elegir una tipografía adecuada para la web es indispensable prestarle especial atención al sentido del texto. Es decir, a quien se dirige y a nombre de quien lo hace.

Hay fuentes que tienden a asociarse a un contenido serio mientras que hay otras asociadas más a un texto lúdico o juvenil. Ejemplos del primer caso sería la tipografía Times New Roman, mientras que para el segundo caso podría funcionar una tipografía como Impact.

Si se está diseñando la página web de una aseguradora o institución financiera, por ejemplo, la tipografía a utilizar será aquella que sea más formal pues será mejor recibida por quienes se interesan en los servicios de este tipo de empresas. La tipografía no puede estar desligada del texto que con ella se escribe y el contexto del mismo.

La Interfaz de la página web

La interfaz, o el “molde” de la página web, influye directamente en la tipografía. Ambos aspectos deberían ser trabajados en conjunto pues la interfaz definirá cómo la tipografía es presentada en cuestión de espacios, locación, y diseño.

Una interfaz mal diseñada, desproporcionada o desordenada, podría arruinar la tipografía por más cuidado que haya habido en su selección.

Por esto, es recomendable trabajar la tipografía junto con la interfaz a ser desarrollada en la página web.

Publicado el 29/07/2011, última actualización 27/07/2011.

Contenido exclusivo de LaWebera.es. Prohibida su copia.

Autor: Verónica Milán

URL: LaWebera.es :: Diseño Paginas Web

(Subir al texto)

Añadir Comentario

* Campos obligatorios

Meneame Bitacoras