comparte el articulo 

La desgracia del contestador automático

Actualizado el 17/02/2007 < > 0 Comentarios

Sería interesante y agradable que las empresas (por muy grandes que sean) se pongan de vez en cuando en la piel del consumidor. Si lo hicieran, se darían cuenta de que los mensajes de respuesta automatizados no gustan y en la mayor parte de las ocasiones no resuelven el asunto planteado.

El problema (y a la vez el sueño) de todas las empresas es que crecen. Sí, que crezcan es un problema, porque pierden calidad humada y dejan de tratarte como un cliente importante para tratarte como un número; un número de pedido, un número de ticket… un número entre miles. Si tienes la suerte de dar con una gran empresa que es capaz de tratarte como una persona, te felicito, es tu día de suerte, porque mi experiencia me dice que normalmente no ocurre esto.

Yo prefiero las medianas empresas, con suficiente capacidad para ofrecer buenos servicios a precios competitivos, pero todavía no tan en las nubes como para cometer el error de ignorar al cliente.

Por eso me gustaría darte un consejo; si has contratado algún servicio en una gran empresa y te surge un problema, lo mejor es que preguntes directamente en foros especializados en la materia o busques información por tu cuenta, porque las probabilidades de que te resuelvan el problema disminuyen conforme aumenta el tamaño de la empresa.

Publicado el 17/02/2007, última actualización 17/02/2007.

Licencia: Eres libre de distribuir este artículo siempre que mantengas los enlaces dentro del mismo intactos y des los créditos al autor.

Autor: Verónica Milán

URL: Front end

(Subir al texto)

Añadir Comentario

* Campos obligatorios

Meneame Bitacoras