comparte el articulo 

Razones por las que un freelancer principiante tiende a fracasar – Parte 2

Actualizado el 23/10/2012 < > 0 Comentarios

Resumen: Continuamos explicando algunos de los factores principales que llevan a los diseñadores web pincipiantes al fracaso.

Muchos diseñadores freelance principiantes, buscan aprender en base a la experiencia propia y para lograrlo en muchas ocasiones no evaden el fracaso, tratando de aprender conforme se va tentando el terreno. Son muchos los que inician proyectos sin darse cuenta que están ideando un plan de autodestrucción, sólo realizan tareas para poder observar lo que pasa cuando se incursiona en cierto ámbito.

Debido a esto no se dan cuenta que existe una gran serie de errores comunes, los cuales fueron registrados por personas como ellos, y que se pueden evitar fácilmente desde el inicio de un proyecto.

Como dijimos en el artículo anterior, aprender de los errores de otros es una de las mejores formas de lograr el aprendizaje, debemos buscar ilustrarnos con la experiencia que nos han dejado otras personas y con los casos relativamente parecidos al nuestro. En el artículo anterior tuvimos la oportunidad de explicar algunas de las razones por las que muchos diseñadores independientes principiantes tienden a fracasar, en esta ocasión continuaremos enumerando el resto.

Poca capacidad de negociación

Sin duda uno de los grandes obstáculos que se presentan en la carrera de un diseñador independiente, es la limitada capacidad para establecer una relación de negocios adecuada. Son pocos los diseñadores o desarrolladores web que tienen experiencia y habilidad necesaria para entablar una negociación adecuada, esto generalmente se va perfeccionando con el paso del tiempo, sin embargo, se puede aplicar lo ya establecido para hacer más venidero el aprendizaje.

Es muy probable, que una de las principales razones por las que te hayas decidido dedicar al mundo del diseño web, es la falta de interés por tratar con personas que no coincidan con tus gustos o sean empáticas a tu situación. Por lo mismo, resulta bastante difícil llegar ante una persona de dichas características para poder hablar de negocios, pero desgraciadamente se tiene que lidiar con esto y tratar de concretar lo más posible, puede de eso vivirás.

Para poder lograr una buena negociación, debemos poner en práctica ciertas tácticas. Trata de siempre escuchar, si el cliente no necesita que hables en ese momento no lo hagas, espera hasta que sea adecuado, recuerda que entre más sepamos de lo que él desea más fácil será elaborar un presupuesto, además de que son pocas las personas que les gusta oír a otras alardear sobre lo que saben y han hecho.

Recuerda que antes de dar algún precio, debes establecer muy bien qué es lo que ofreces, cómo lo haces, y que garantizas a la hora de la entrega. De esta manera, el cliente tendrá una mejor idea de que esperar, y es menos probable que te discuta por el precio establecido, ya que estás especificando lo que harás.

Debes tener en mente que aunque especifiques muy bien lo que harás y la razón de tu precio, es muy pero muy probable que el cliente busque un descuento o reducción del presupuesto, por ello es importante tratar de dar un valor un poco más alto como primer precio, de esa manera al llegar a tu precio esperado el cliente pensará que realmente le estás ofreciendo un descuento. Debes manejar este tema con mucho cuidado, y no exagerar con la alza de precios, pues con ello sólo lograrás espantar clientes.

Falta de madurez

Cuando nos encontramos laborando en un empleo de oficina, el trabajo independiente suena como un sueño bastante atractivo, nos seduce la idea de ser nuestros propios jefes y poder tener tiempo para hacer todas esas cosas que normalmente no podríamos. Si bien todo el concepto suena bastante bien, debemos evitar caer en la inmadurez.

Si piensas que el ser freelance significa tener tres horas para ir a comer, dormir doce horas, desvelarte viendo contenido en internet y trabajar únicamente seis meses al año, quiere decir que no estás lo suficientemente maduro para iniciar este camino. Para lograr ser un freelance exitoso, se necesita de una gran madurez laboral, con ello lograrás aplicar la disciplina, consistencia, organización y coraje necesario para triunfar.

Mala previsión y planeación

Si te has decidido iniciar en el mundo del freelance, debes tener cierta capacidad para mantenerte algunos meses a flote sin algún tipo de ingreso. Si no cuentas con el dinero necesario para por perdurar al menos seis meses sin trabajar, no te retires aún de tu trabajo de oficina, trata de ahorrar un tiempo y juntar lo necesario para iniciar tu proyecto.

También tienes que preveer, la montaña rusa emocional que esta por venir. El trabajar de manera independiente no es pura dulzura, por supuesto tiene sus grandes ventajas, pero trae consigo mucha tensión e incluso conflictos con las personas que nos rodean, trata de establecerte emocionalmente y habla sobre tus proyectos con tus allegados.

Fácil distracción

Desde una simple llamada hasta algún problema financiero, las distracciones siempre estarán presentes en la vida del freelancer, esto en gran medida producido por no laborar en un ambiente normal de trabajo. Para un freelancer principiante es mucho más fácil caer en algún tipo de distracción, puesto a que en su trabajo de oficina no estaba acostumbrado a tenerlas con facilidad, y esto lleva a que pierda tiempo valioso para ser productivo.

Cuando menos lo piensas, te darás cuenta que has perdido la mitad de tu día haciendo tareas nada esenciales para tu trabajo, y si este paso continúa, al final del plazo te verás en graves aprietos para presentar algún avance.

Debes aprender a manejar estas distracciones, establece limites para el trato con personas, no sobre pienses los problemas externos, apaga la televisión aunque sea por momentos, trata de leer blogs únicamente en tu tiempo libre, en fin, haz lo posible para que tu trabajo quede listo dentro del tiempo presupuestado.

Rendirse demasiado pronto

Es fácil querer tirar la toalla cuando empezamos a ver alguna clase de perdida, pero por más dífícil que pueda parecer una situación puede existir una solución a la vuelta de la esquina. Trata de reponerte ante el problema y busca formas de sacar adelante el proyecto, asóciate con clientes aunque estos sean muy difíciles de tratar, rebaja tus precios, utiliza el crédito, trabaja muy duro, haz todo lo que este a tu alcance para evitar más perdidas.

Si estas perdidas llegan a un estado bastante avanzado, entonces será adecuado buscar otro camino, pero mientras no sea así no hay razón para abandonar tu profesión independiente, recuerda que lo más difícil es decidirte a iniciar y eso ya lo tienes.

Publicado el 23/10/2012, última actualización 23/10/2012.

Contenido exclusivo de LaWebera.es. Prohibida su copia.

Autor: Daniel Ernesto Navarro Herrera

URL: LaWebera.es :: Diseño de paginas web

(Subir al texto)

Añadir Comentario

* Campos obligatorios

Meneame Bitacoras