comparte el articulo 

Razones por las que un freelancer principiante tiende a fracasar – Parte 1

Actualizado el 18/10/2012 < > 0 Comentarios

Resumen: Explicamos algunos de los principales motivos por los que los diseñadores tienden a fracasar al iniciar su camino de manera independiente

La decisión de incursionar en el mundo freelance no es nada sencilla, si ya te has decidido a hacerlo puedes considerar que has superado el primer paso de un proceso que te llevará a la completa autonomía laboral y económica. Para muchos, este primer paso es el más díficil e importante de todos, por lo que una vez sobrepasado tienden a liberar presión y pensar que lo que sigue se dará de manera más sencilla.

Pero este pensamiento no puede estar más alejado de la realidad, el proceso apenas empieza a tomar forma y ahora es tiempo de pasar a trabajar con intensidad, siempre en busca de sacar adelante tus proyectos. Es en esta etapa donde muchos diseñadores independientes fracasan, rindiéndose ante las adversidades y sucumbiendo ante las problemas, problemas que se pueden evitar fácilmente aprendiendo de los errores cometidos por otros que ya han fracasado en el pasado.

Lo cierto es que vivimos en una sociedad derrotista, gran parte de nosotros iniciamos un proyecto aún con la idea de que no tiene mucho futuro y la posibilidad de lograr el éxito es poca o nula. Por más libros de negocios o motivación que se lean, la gran mayoría de los que incursionan en el mundo del freelance inician con una gran falta de confianza en si mismos y su proyecto. Es por esta razón, que muchos se inclinan por adoptar el conformismo, declarando que si llegan a fracasar es algo de esperarse puesto que son principiantes, justificándose diciendo que nadie nació siendo exitoso y que de los errores se aprenden.

Si bien es cierto que el fracaso puede llegar a ser un gran maestro de la vida, deja mucha más enseñanza si se aprende del fracaso de alguien más, asimismo resulta mucho menos costoso en tiempo y dinero. Por lo tanto, si tu eres un diseñador independiente y apenas estas emprendiendo este camino, trata de leer con cuidado los puntos que expondremos, para evitar caer en los mismos errores que el resto y poder salir adelante con tus proyectos.

Demasiada competencia

Una de las principales razones por las que un diseñador freelance tiende a fracasar en sus primeros proyectos, es la cantidad de colegas que existen trabajando en el mismo mercado. Este fenómeno causa una inminente falta de clientes, haciendo que el diseñador termine trabajando en algunos proyectos que no sean de su total agrado o que le producen poca motivación, lo que conlleva a la entrega de malos resultados.

Cuando trabajamos para una empresa, no necesitamos establecer contacto o relación alguna con el cliente final. Debido a esto podemos desarrollar una personalidad excéntrica, que si bien nos permite ser creativos, poco nos ayuda al momento de establecer contacto con el potencial consumidor de nuestros servicios.

No importa cuan creativo e inteligente seas, debes saber relacionarte para poder convencer a la gente de que eres la mejor opción a contrtar. Basta con echar un vistazo al campo, para darte cuenta de la cantidad de gente talentosa que existe allá afuera, la cual, te guste o no, será tu competencia y como tal debes superar para ganar clientes. Si no te adaptas al medio, la competencia te comerá vivo.

Falta de popularidad

Si bien el reconocimiento es mucho más importante que la popularidad, desgraciadamente al inicio de nuestra carrera como diseñador independiente, esta relación esta propensa a invertirse y la popularidad tiende a tomar un papel mucho más relevante para evitar el fracaso.

Esto se debe en gran parte, a que las relaciones que hayamos cosechado con anterioridad, serán las primeras que nos brinden el impulso necesario para salir adelante. Además de que a través de ellos podremos empezar a formar nuestra agenda de contactos, utilizándolos como influencia para llegar a otras personas.

Sin popularidad y atención, te resultará mucho más difícil conseguir clientes potenciales, y sin ellos tu negocio esta destinado a morir. Es por esto, que debemos poner más atención a la falta de popularidad que a la falta de dinero, tenemos que invertir tiempo en relacionarnos y apoyarnos en un marketing adecuado.

El buen marketing comienza con la construcción de una marca confiable, y para lograr esto, debemos realizar una promoción constante de nuestra marca. De esa manera lograremos captar la atención del mercado, obtendremos popularidad y eventualmente saldremos a flote.

Falta de organización

Cuando trabajamos de manera independiente, la ejecución se convierte en el paso más importante de nuestro trabajo. Como ya hemos mencionado anteriormente, cualquiera puede construir ideas, pero lo más importante es llevar a cabo el proceso para convertir dichas ideas en realidad.

La pereza, la falta de organización y de priorización, son factores que pueden llevar al fracaso si no se saben controlar. Cuando comenzamos a trabajar de manera independiente nos olvidamos de que existen fechas de entrega, juntas con los clientes y horarios que cumplir, pensamos que todo será más sencillo por el simple hecho de que trabajaremos desde el lugar que queramos, es esta clase de distracciones las que nos pueden llevar a una falta de organización en nuestro trabajo.

Trata siempre de cumplir a tiempo con tu trabajo, realiza lo más díficil primero aunque no sea divertido, cumple con los plazos que estableciste, realiza tus promesas, demuestra a tus clientes que tienes la capacidad de responder en forma y tiempo.

Mal establecimiento de precios

El establecimiento de precios es todo un arte, en el cual irás mejorando conforme vayas avanzando en tu carrera, mientras más negociaciones tengas más experiencia adquirirás y lograrás establecer mejores tarifas. Pero cuando iniciamos como freelancers, esta experiencia es nula y como tal tendemos a establecer tarifas que no corresponden realmente con los recursos utilizados.

Se que en principio, esto suena bastante complicado, y es que no existe una fórmula mágica para poder calcular todo eso, pero si nos podemos basar en algunos aspectos generales para tratar de llegar a un precio adecuado.

La experiencia con la que cuentas, el presupuesto del cliente y el resultado esperado, son tres de los factores más importantes que debes considerar para establecer tu tarifa inicial. Si cuentas con menos experiencia de la que el cliente pide, puedes cobrar menos, si trabajamos para algún negocio pequeño y el presupuesto es bajo, podemos adaptarnos o llegar a alguna clase de acuerdo, y si los resultados esperados no son demasiado pretenciosos por parte del cliente, puedes reducir tu tarifa.

Publicado el 18/10/2012, última actualización 18/10/2012.

Contenido exclusivo de LaWebera.es. Prohibida su copia.

Autor: Daniel Ernesto Navarro Herrera

URL: LaWebera.es :: Diseño de paginas web

(Subir al texto)

Añadir Comentario

* Campos obligatorios

Meneame Bitacoras